El parque de Doña Casilda

Durante muchas generaciones el parque de Doña Casilda ha sido un lugar de encuentro y paseo obligado para todo/as lo/as bilbaíno/as. En los años 60, podíamos encontrar a las “añas” (mujeres que cuidaban de los niño/as de las familias bilbaínas) bien peinadas con moños y vestidas con elegantes trajes de encaje. Aquellas niñeras sacaban a pasear a los niño/as por este bonito parque, donde jugaban a ser piratas y naúfragos con las hojas caídas de los árboles. En el parque entonces, estaba el patatero con aquéllas deliciosas patatas en cucuruchos de papel (¡qué ricas….!), el barquillero con el barril rojo lleno de barquillos artesanos y piruletas de caramelo, el kiosko dónde se alquilaban las bicicletas y aquéllos triciclos de grandes ruedas, en fin artesanos y cosas del Bilbao del siglo pasado. Ahora, todo parece más moderno y actual, pero ahí sigue el estanque de los patos, el kiosko, los columpios, la pérgola, el museo de Bellas Artes… todos conviviendo y a la sombra de los nuevos edificios del siglo XXI.
¡Gracias Tere por estas fotos tan maravillosas!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.