Castañas asadas – Un sabor de otoño

El otoño tiene muchos sabores propios pero para mí, las castañas asadas son el sabor por excelencia.

Durante todo el mes de noviembre, y con la llegada de los primeros fríos, regresa la tradición de las castañas asadas al fuego. Crecí comiéndolas en el otoño y hace solamente un par de semanas ase castañas en casa. Me encantan y a mi familia también. Su olor me trae recuerdos gratos de mi niñez.

Si nunca las has comido, pruébalas. Su sabor y aroma son deliciosos.

Aquí en Bilbao también tenemos puestos de castañas asadas en las calles. Todavía se puede ver alguna que otra castañera asándolas en su pequeño brasero de carbón. Cuando veo un puestecito, no me resisto al olor inconfundible que hay en el ambiente y siempre termino comprando un puñado de castañas envueltas en un cucurucho de papel de periódico. ¡Qué recuerdos! Y además son perfectas para calentarte las manos mientras disfrutas comiéndolas paseando en una tarde fría de invierno.

Los tiempos van cambiando y aunque las castañeras siguen vendiendo castañas en la calle, eso si, lo hacen en puestos mas modernos y llamativos con forma de locomotora. Si los ves, aprovecha. Por 3 euros puedes disfrutar un montón.

Os dejo unas fotos de las castañas que recogí del árbol de un amigo, que hice en casa en una sartén vieja, y que disfruté con mi familia el otro día. Las fotos de los puestos de castañas son de Bilbao.

¡A la rica castaña asada!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s